La transformación digital de la cadena de suministro

En los últimos años, el sector del transporte y la logística ha afrontado enormes desafíos como la pandemia de COVID-19, eventos climáticos extremos y crecientes tensiones geopolíticas. Al mismo tiempo, la escalada de los precios de los combustibles y el cambio climático añaden nuevos factores de incertidumbre a las cadenas de suministro. ¿Cómo pueden prepararse los responsables logísticos para hacer frente a este panorama cada vez más complejo y dinámico?

En este contexto, la transformación digital de la cadena de suministro emerge como respuesta. Las ventajas de la digitalización incluyen una gestión más eficiente y ágil de las cadenas de suministro, con la posibilidad de anticiparse a la demanda y optimizar el suministro de productos. También aumenta la resiliencia y la capacidad de adaptación a escenarios cada vez más imprevisibles. Veamos las tecnologías necesarias para lograr estos beneficios, así como los pasos a seguir para aprovechar las oportunidades que ofrece la transformación digital en la cadena de suministro.

Tecnologías clave para la transformación digital de la cadena de suministro

Según una encuesta de Gartner, el 40 % de las empresas tiene previsto aumentar sus inversiones en tecnología para la cadena de suministro, lo que pone de relieve su papel esencial para obtener una ventaja competitiva. ¿Pero cuáles son las tecnologías prioritarias?

Entre las tecnologías más ligadas a la digitalización de la cadena de suministro destacan:

  • Inteligencia artificial compuesta (Composite AI): emplea diversas tecnologías como el aprendizaje automático, el procesamiento del lenguaje natural y la IA generativa para resolver problemas complejos mediante una interfaz amigable.
  • Sistemas de gobernanza de datos para la cadena de suministro: combinan el Big Data, el análisis de datos y la inteligencia artificial para ofrecer visibilidad en tiempo real, generar modelos de escenarios y permitir la toma de decisiones automatizadas.
  • Sistemas de hiperautomatización: usan cámaras 3D, software de visión asistida por ordenador y reconocimiento de patrones con IA para capturar, interpretar y representar gráficamente datos del mundo real, como el inventario de un almacén.
  • Tecnologías de Ledger Distribuido (DLT): aseguran la transparencia y confianza en las transacciones dentro de la cadena de suministro mediante el uso de tecnologías de cadena de bloques que ofrecen fiabilidad a todas las partes sin supervisión externa.
  • Dinero digital: la moneda electrónica gana relevancia como un medio rápido, seguro y eficiente para realizar pagos y transacciones a nivel internacional en un contexto empresarial cada vez más intrincado, donde el dinero no siempre fluye con agilidad.
  • Metaverso: se utiliza para la planificación y supervisión de la cadena de suministro, permitiendo simular escenarios, detectar vulnerabilidades y optimizar la logística de manera efectiva. También es muy útil para la formación en nuevas competencias.

Estas tecnologías son los fundamentos sobre los que se asienta la transformación digital en la cadena de suministro. Sin embargo, la implementación de este tipo de herramientas no garantiza por sí sola la madurez digital que requieren las empresas de transporte y logística. Debe ir acompañada de una estrategia que siga los pasos adecuados para conseguirlo.

Pasos para la transformación digital de la cadena de suministro

La transformación digital en la Supply Chain es un proceso complejo que requiere una cuidadosa planificación y ejecución. Los responsables de la digitalización de la cadena de suministro deben invertir no solo en tecnologías innovadoras, sino también en los trabajadores capaces de manejarlas y en los ecosistemas que apoyan su funcionamiento. Esta combinación de activos tangibles e intangibles ayudará a las empresas de transporte y logística a aprovechar al máximo los beneficios de la digitalización de la cadena de suministro.

Digitalización cadena de suministro

Paso 1: analizar la situación de partida

Antes de lanzarse a la digitalización en la cadena de suministro, resulta fundamental evaluar la situación de los procesos, sistemas y recursos disponibles. Comprender el punto de partida es el primer requisito básico para iniciar con éxito la transformación digital de la Supply Chain.

Esto implica realizar una auditoría interna para ver los procesos, sistemas y capacidades existentes, con el fin de identificar los puntos fuertes, débiles y carencias en las operaciones actuales, así como en la tecnología utilizada. También es esencial determinar los objetivos adecuados, así como cuantificar el tiempo, esfuerzo, inversión y compromiso que este proceso va a requerir por parte de todos los implicados. Posteriormente, este conocimiento facilitará la medición de los progresos y permitirá acreditar los éxitos logrados a partir de datos tangibles.

Paso 2: crear una cultura de automatización híbrida

El 78 % de las empresas de transporte y logística tienen dificultades para encontrar profesionales cualificados, según un estudio de Manpower. Entre las competencias más demandadas en el sector están el uso de las tecnologías de la información (TI) y el análisis de datos. ¿Pero cómo pueden las empresas logísticas hacerse con esta mano de obra cada vez más cualificada y especializada, en un mercado en el que la competencia por el talento se agudiza?

La transformación digital en la cadena de suministro supone una ayuda importante gracias a aspectos como la robotización, la automatización o la inteligencia artificial. Según un estudio de KPMG, el 37% de las empresas de transporte y logística han sustituido recientemente trabajos manuales por robótica avanzada o automatización en sus operaciones de almacén.

Sin embargo, más que la sustitución de trabajadores humanos por máquinas, el futuro pasa por los entornos híbridos que fomentan la coexistencia de ambos tipos de trabajo. Un ejemplo son los llamados “cobots” que ya se utilizan en plantas de fabricantes como BMW o L’Oreal para asistir a los operarios. Mientras la tecnología se encarga de las tareas rutinarias, el talento humano cada vez más escaso puede dedicarse a tareas de supervisión y de valor añadido.

Paso 3: mejorar la visibilidad de la cadena de suministro

La visibilidad de la cadena de suministro es una prioridad para el 61 % de los directivos, según una investigación de Gartner. Tener una visibilidad en tiempo real permite colaborar mejor con los proveedores, comprender los patrones de demanda y tomar decisiones informadas.

La implementación de herramientas digitales avanzadas, desde soluciones de gestión de flotas (FMS) a plataformas de gestión de los muelles y patios de camiones, posibilita optimizar la previsión y planificación. La visibilidad también ayuda a mejorar la eficiencia operativa y la gestión de los proveedores. Sin embargo, contar con múltiples herramientas no garantiza una visibilidad real. Para interconectar verdaderamente la cadena de suministro, las empresas deben reunir todos los datos de las diferentes soluciones en una única plataforma común.

En este esfuerzo de transformación digital de la cadena de suministro, también es crucial depurar los datos para lograr una única fuente de información contrastada, ya que la fiabilidad es esencial para el éxito. Por ello es necesario validar regularmente los datos y asegurarse de trabajar siempre con registros únicos y fiables que alimenten los sistemas de TI.

Paso 4: reforzar la ciberseguridad y el acceso a los datos

A medida que la digitalización de la cadena de suministro aumenta el peso de la tecnología en el ámbito de los servicios logísticos, también crecen las ciberamenazas que afrontan las firmas del sector. Una de cada cinco empresas de transporte y la logística ha sufrido problemas de seguridad informática. Para evitarlo, las compañías de cadena de suministro tienen que reforzar la seguridad de las soluciones que utilizan, por ejemplo, mediante la implementación de las listas de materiales de software (SBOM) que promueven organismos como la agencia de ciberseguridad de los Estados Unidos (CISA). Los SBOM son inventarios de componentes de software que ofrecen una guía detallada de todo lo que contiene un programa, lo que facilitan la detección y remediación de las vulnerabilidades, así como identificar las versiones afectadas.

Paralelamente, las empresas de cadena de suministro también deben invertir en sus redes de telecomunicaciones, que son el canal por el que circula el creciente volumen de información digital que manejan y se hallan asimismo expuestas a crecientes tensiones y amenazas. Esto implica desde la implementación del 5G en los activos móviles al uso de redes corporativas. En este sentido, las empresas apuestan cada vez más por soluciones nativas de la nube que simplifican el acceso a los datos y herramientas, combinadas con soluciones en el borde o EDGE para acelerar el procesamiento de los datos que recogen los sensores de IoT.

Paso 5: incorporar capacidades de predicción

Las etapas iniciales de la transformación digital de la cadena de suministro que hemos visto se centran en la integración de nuevas tecnologías, así como la conectividad y seguridad que apoyan su uso. El último paso consiste en usar herramientas que sean capaces de ir más allá del presente. Esto incluye incorporar capacidades de predicción de la demanda y anticipación de errores potenciales, lo que permite a las empresas reaccionar y actuar proactivamente.

La integración de capacidades predictivas permite optimizar la planificación interna, anticipar interrupciones en el suministro y la demanda, y agilizar la toma de decisiones mediante la automatización y el uso de análisis avanzados con el apoyo del Big Data, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático. Además, mejora la relación con los clientes al ofrecer un servicio más eficiente y respalda la gestión financiera con pronósticos más precisos y un mejor control de los costes y márgenes. En suma, las capacidades de predicción preparan a las empresas para el futuro al optimizar la explotación y gestión de la cadena de suministro.

La digitalización de la cadena de suministro es un cambio de paradigma

La transformación digital de la cadena de suministro plantea retos significativos, que van más allá de la modernización tecnológica. Los responsables de la cadena de suministro deben tomar decisiones que condicionarán su capacidad para responder a los cambios en el mercado y las tensiones que surjan a lo largo del proceso. Además de superar barreras técnicas, es preciso cambiar la mentalidad de los empleados y fomentar una cultura de innovación y colaboración. Esto requiere una planificación estratégica sólida, una gestión del cambio efectiva y una inversión adecuada en las tecnologías e infraestructuras que lo hacen posible.
En un entorno empresarial cada vez más competitivo y cambiante, aprovechar al máximo los datos de la cadena de suministro resulta crucial para cumplir con los objetivos estratégicos de cualquier empresa. La alineación de las estrategias comerciales y operativas, junto con el uso de soluciones tecnológicas unificadas, son las claves del éxito en la transformación digital de la cadena de suministro que permita afrontar los desafíos presentes y futuros del sector logístico.